Cirugía Aneurisma Aorta Abdominal

Cirugía Aneurisma Aorta Abdominal

Dr. Oscar Mauricio Gómez Leal 
Angiología y Cirugia Vascular
La cirugía abierta para reparar un aneurisma en la aorta abdominal se hace de forma programada y algunas veces se hace como un procedimiento de urgencia cuando hay algún sangrado dentro del cuerpo a causa del aneurisma.

La cirugía tendrá lugar en un quirófano y a usted le aplicarán anestesia general (dormido y sin dolor).

El cirujano abre el abdomen y reemplaza el aneurisma aórtico con un material sintético similar a tela.

Aquí se presenta cómo se puede realizar:

En un método, usted se acostará boca arriba. El cirujano hará una incisión en la mitad de su abdomen, desde exactamente debajo del esternón hasta debajo del ombligo. En raras ocasiones, la incisión va a través del abdomen.

En otro método, usted se acostará ligeramente inclinado sobre el lado derecho.

El cirujano hará un corte de 5 a 6 pulgadas (13 a 15 cm) desde el lado izquierdo del abdomen, terminando un poco por debajo del ombligo.

El cirujano reemplazará el aneurisma con un tubo largo hecho de tela sintética y cosido con suturas.

En algunos casos, los extremos de este tubo (o injerto) se pasan a través de los vasos sanguíneos en cada ingle y se pegan a los vasos de las piernas.

Una vez que se haga la cirugía, se examinarán las piernas para verificar que haya pulso.

La incisión se cerrará con suturas o grapas.

La cirugía para el reemplazo del aneurisma aórtico puede llevar de 2 a 4 horas. En general, los pacientes pasan la noche en la unidad de cuidados intensivos y permanecen hospitalizados entre 5 y 7 días más.

Dependiendo de la rapidez de restablecimiento del paciente, la hospitalización y el tiempo de recuperación podrían llevar unos 3 meses. Aunque la reparación abierta es una intervención médica comprobada, no todos los pacientes pueden tolerar esta operación.



La reparación aórtica abierta o tradicional se hace debido a que su aneurisma está muy grande, está creciendo rápidamente o presenta sangrado o filtración.Usted puede tener un aneurisma aórtico abdominal que no esté causando ningún síntoma o problemas. 

Hay un riesgo de que este aneurisma pueda abrirse (romperse) si no se hace una cirugía para repararlo. Sin embargo, la cirugía para reparar el aneurisma también puede ser riesgosa. En tales casos, la reparación endovascular es una opción.

Usted y el médico deben decidir si el riesgo de operarse es menor que el riesgo de ruptura, si usted no se realiza la cirugía para reparar el problema.


Riesgos

Cardiopatía.

    Los riesgos de problemas o complicaciones también son mayores
    para las personas de avanzada edad.

    Insuficiencia renal.

    Neumopatía.

    Accidente cerebrovascular pasado.

    Otros problemas médico serios.

    Los riesgos de cualquier cirugía son:

    Coágulos de sangre en las piernas que pueden viajar a los pulmones.

    Problemas respiratorios.

    Ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

    Infección, incluyendo en los pulmones (neumonía), las vías urinarias y el abdomen.

    Reacciones a los medicamentos.

    Los riesgos de esta cirugía son:
    Sangrado antes o después de la cirugía.
    Daño a un nervio que causa dolor o entumecimiento en la pierna.
    Daño a los intestinos u otros órganos cercanos.Infección del injerto.
    Lesión al uréter, el conducto que lleva la orina desde los riñones hasta la vejiga.
    Libido baja o incapacidad para lograr una erección.Riego sanguíneo deficiente a las piernas, los riñones u otros órganos.
    Lesión a la médula espinal.
    Abertura de las heridas.
    Infecciones de las heridas.
    Antes del procedimiento
    El médico lo examinará y le ordenará exámenes antes de que usted se someta a la cirugía.
    Coméntele siempre al médico o al personal de enfermería qué fármacos está tomando, incluso medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.
    Si usted es fumador, debe dejar de fumar al menos cuatro semanas antes de la cirugía.
    El médico o el personal de enfermería le pueden orientar y ayudar a dejarlo.
    Durante las dos semanas antes de la cirugía:
    Tendrá consultas con el médico para verificar que problemas de salud como diabetes, hipertensión arterial, afecciones cardíacas y pulmonares se estén tratando bien.
    Igualmente, le pueden solicitar que deje de tomar fármacos que dificultan la coagulación de la sangre.
    Ellos abarcan ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno (Advil y Motrin), clopidogrel (Plavix), ecenocumarina (Sintrom), naproxeno (Naxen) rivaroxaban (xarelto), dabigatran (pradaxar).
    Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
    Siempre hágale saber al médico si tiene un resfriado, gripe, fiebre, brote de herpes o cualquiera otra enfermedad antes de la cirugía.
    NO beba nada después de media noche el día antes de la cirugía, ni siquiera agua.

    En el día de la cirugía
    Tome los fármacos que el médico le recomendó con un sorbo pequeño de agua.
    El médico o el personal de enfermería le dirán a qué hora debe llegar al hospital.

    Después del procedimiento
    La mayoría de las personas permanecen hospitalizadas durante 5 a 10 días.
    Durante una hospitalización, usted:
    Estará en la unidad de cuidados intensivos (UCI), donde lo vigilarán muy de cerca inmediatamente después de la cirugía, posiblemente necesite un respirador durante el primer día.
    Tendrá una sonda vesical.
    Tendrá una sonda nasogástrica para ayudar a drenar los líquidos por uno o dos días.
    Luego, empezará a tomar líquidos y después a comer.
    Recibirá medicamentos para mantener la sangre diluida.
    Lo animarán a sentarse en el lado de la cama y luego caminar.
    Usará medias especiales para prevenir coágulos de sangre en las piernas.
    Le pedirán que use un respirador para ayudar a despejar los pulmones.
    Recibirá analgésicos intravenosos o dentro del espacio que rodea la médula espinal (epidural).

    Entre los infrecuentes efectos secundarios se incluyen:
    Hinchazón de la parte superior del muslo, entumecimiento de las piernas, náuseas, vómitos, dolor o punzadas en las piernas, falta de apetito, fiebre o ausencia de defecación de uno a tres días.  

    Pronóstico
    La recuperación total de una cirugía abierta para reparar un aneurisma aórtico puede demorar de 2 o 3 meses.
    La mayoría de las personas se recuperan por completo de esta cirugía.
    La mayoría de las personas a quienes se les repara un aneurisma antes de que se rompa tienen un buen pronóstico


    ¿Cuando es probable que el médico le recomiende hacer cirugía?
    La cirugía rara vez se hace si el aneurisma es pequeño, pero usted y el médico tendrán que decidir si el riesgo de someterse a una cirugía es menor que el riesgo de sangrado si no se practica la cirugía.
    El médico puede recomendar revisar el tamaño del aneurisma con una ecografía cada 6 meses para ver si éste está creciendo.
    Es más grande (aproximadamente 2 pulgadas o 5 cm).
    Está creciendo más rápidamente (un poco menos de 5 milimetros durante los últimos 6 a 12 meses).

    TRABAJAMOS CON ASEGURADORAS DE GASTOS MÉDICOS.

    Aneurismas y Enfermedades Vasculares

    Unidad Médica del Dr. Gómez Leal

    Haz una cita médica

    TRABAJAMOS CON LA MAYORÍA DE ASEGURADORAS

    Comparte esta página